ALCEMOS LA VOZ... AUTISMO EN POSITIVO

CADA DIA SUMAMOS MAS, PERO NUNCA SEREMOS SUFICIENTES... UNETE!!!

miércoles, 30 de diciembre de 2009

EL AUTISMO Y LA INTERACCION SOCIAL

El autismo es un desorden del desarrollo del cerebro que puede comenzar en niños antes de los tres años de edad y que deteriora su comunicación e interacción social causando un comportamiento restringido y repetitivo. Puede clasificarse de diversas formas, como un desorden en el desarrollo neurológico o un desorden en el aparato psíquico.

Las personas con autismo clásico muestran distintos tipos de síntomas: interacción social limitada, problemas con la comunicación verbal y no verbal. Las características del autismo por lo general aparecen durante los primeros tres años de la niñez (con frecuencia no se nota antes de los 2 ó 3 años de edad) y continúan a lo largo de toda la vida. Aunque no existe una "cura", ya que esto es una condición de vida y no una enfermedad, el cuidado apropiado puede promover un desarrollo relativamente normal y reducir los comportamientos considerados inapropiados. Las personas con autismo tienen una esperanza de vida normal.

La interacción social es el fenómeno básico mediante el cual se establece la posterior influencia social que recibe todo individuo, por eso en la forma correcta, efectiva y oportuna en que se pueda lograr esta interacción con los niños autistas será la base para que logren adaptarse al mundo que los rodea e integrarse plenamente del siguiente modo:

Relaciones persona-persona

Relaciones persona-grupo

Relaciones grupo-grupo

La conducta social depende de la influencia de otros individuos y la interacción social es una de las claves de este proceso. Si la conducta social es una respuesta al estímulo social producido por otros, incluidos los símbolos que ellos transmiten, la interacción social puede ser concebida como una secuencia de relaciones estímulo-respuesta. La conducta de una persona es el estímulo para la respuesta de otra, que a su vez, siguiendo la secuencia, pasa a ser luego el estímulo de la respuesta siguiente de la primera persona. Las interacciones regularizadas de este tipo constituyen la base de muchos de los hechos de influencia que ocurren dentro de las sociedades. Podemos decir que la Respuesta (conducta) es proporcional tanto a la actitud como al Estímulo
Así, la influencia social ha de materializarse en un cambio en nuestra actitud personal debido a que todo estímulo producirá un efecto (o respuesta) que podrá grabarse en nuestra memoria. Mediante este proceso simple y básico, se va conformando nuestra personalidad individual.

Así mismo todo estímulo producirá un efecto en los niños autistas, por ello es sumamente importante que se les de las herramientas para lograrlo de modo sencillo, directo y práctico... Solo nosotros podemos ayudarlos a superar las barreras que se les presentan para poder interrelacionarse debido a su condición y mientras más nos preparemos y nos preocupemos, mucho más efectivo y ligero será ese camino para ellos...

Está en cada uno de nosotros abonar el terreno para estas pequeñas semillas.... Gracias

DIANA CASTRO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada